NL      FR      EN Museo     Niños     Reservaciones     Visita Online     Historia del chocolate    
DE      ES Cacao & Demás     Recetas     Proyecto     Video
 
Pàgina de inicio
Horas de apertura
    Precios
Cómo encontrarnos ?
Prensa & Medios
Connexiones
Contacto





Noticias

Paises



  Choco-Story on Facebook

Choco-Story
 
Belize Brasil Costa Rica Costa Rica 2 China Cuba Guatemala Grenada Indonesia Japon Malaisia Malaisia 2
Filipinas Mexico 1 Mexico 2 Mexico 3 Mexico 4 Mexico 5 Nicaragua Panama Panama 2 Peru Peru 2 Rep. Dom.
Senegal Tailandia Tikul Tikul 2 Trinidad USA Venezuela Venezuela 2 Venezuela 3 Venezuela 4 Venezuela 5
Vietnam
 

Boca del Tigre

Había oído hablar de un fruto llamado “cacao de agua” o cacao de río, muy parecido al fruto del árbol del cacao.

Evidentemente, Choco-Story, el museo del chocolate de Brujas, tenía interés en ver ese fruto y aprender algo más de él.

Su forma es la misma que la de la mazorca del cacao. La piel del fruto, sin embargo, está cubierta de una especie de terciopelo, como el “cupuacu” de Brasil.
El interior se compone también de una serie de habas, distribuidas alrededor de una parte central, exactamente igual que el cacao. 

El aspecto exterior de las habas es semejante al del cacao pero el interior contiene un líquido viscoso, similar a la pulpa de cacao, y una parte más dura en forma de pétalo de flor.

La flor del cacao de agua está encerrada en una especie de vaina, al doblar su punta o al golpearla sobre una superficie dura, la vaina se abre dejando entrever el precioso color rojo de la flor. 

Los indios warao comían el interior de las habas.

Hoy, la forma de vida de los indios ha cambiado, ya no se desplazan en piragua y apenas pescan.

El estado venezolano les provee de barcos de poliéster a motor, de frigoríficos y lavadoras. Todo ello de cara a asegurarse su voto en las elecciones.

Aún viven en plataformas sobre pilotes, cubiertas solo por un techo, pero ya no son autosuficientes.

Han pasado a depender de los subsidios y ayudas del estado.  
Lo que es sorprendente es que no hablan español.

Sin embargo, hay otros habitantes en esta “boca del tigre”.
Como Bernardina La Cruz Pérez. 

Ella y su marido vienen de la Guayana Británica y viven en una auténtica casa de madera, con habitaciones y pequeños dormitorios.


En su jardín, Bernardina cultiva cacao de la variedad “calabacillo forastero”.

Con este cacao, prepara una bebida. Tuesta las habas de cacao y las muele con un pequeño molinillo de hierro.
Con la pasta de cacao así obtenida, forma pequeñas bolas que deja secar.
En el momento de preparar la bebida a base de chocolate, ralla una de las bolas.
Añade azúcar, harina y leche (en ocasiones leche de coco extraída de la ralladura de la carne de coco).

Bernardina no conoce el idioma de los demás indios pero habla muy bien el inglés y el español.
Sus hijos también lo hablan, aunque no van al colegio porque no hay ninguno cerca.

Venezuela
el equipo parte esta vez al descubrimiento del “cacao de agua” de izquierda a derecha: Jacky Vergote, Mathieu Brees, Agustín Otegui, Eddy Van Belle y Dominique Persoone

Venezuela
llegada a la Boca del Tigre

Venezuela
nuestra primera mazorca de “cacao de agua”

Venezuela
parece auténtico cacao

Venezuela
el interior de un haba

Venezuela
el cacao de agua crece a lo largo de los ríos

Venezuela
la flor cerrada en forma de vaina

Venezuela
abierta, es preciosa

Venezuela
una cabaña de indios warao

Venezuela
el interior de una cabaña

Venezuela
otro interior

Venezuela
la callejuela entre las cabañas

Venezuela
dejamos el pueblo

Venezuela
Bernardina La Cruz Pérez con Eddy van Belle de Choco-Story

Venezuela
una mazorca detrás de la cabaña. ¡Qué pequeña!

Venezuela
la masa de cacao en bolas

Venezuela
Bernardina ralla una bola

Venezuela
la bebida está lista

Venezuela
taza llena de chocolate

Venezuela
el desayuno de los indios Warao

Venezuela
¿está bueno?

Venezuela
¡no deja de ser un tanto especial!