NL      FR      EN Museo     Niños     Reservaciones     Visita Online     Historia del chocolate    
DE      ES Cacao & Demás     Recetas     Proyecto     Video
 
Pàgina de inicio
Horas de apertura
    Precios
Cómo encontrarnos ?
Prensa & Medios
Connexiones
Contacto





Noticias

Paises



  Choco-Story on Facebook

Choco-Story
 
Vino Flores Animales Peliculas
FAQ Salud Fiestas Especias
 

Chocolate y salud

El chocolate reduce el riesgo de infarto

A las personas que han sobrevivido a un ataque cardiaco les conviene consumir chocolate dos veces por semana. Los investigadores estiman que, de esta manera, reducirían el riesgo de reincidencia. Un estudio sueco ha puesto en evidencia que los pacientes cardiacos que consumen regularmente chocolate reducen en un 70% la probabilidad de un segundo ataque. Incluso consumir un trocito de chocolate a la semana reduce el riesgo de reincidencia en un 50%.

Un estudio demuestra que:

El chocolate reduce el riesgo de infarto

Consumir chocolate puede aumentar sensiblemente las probabilidades de supervivencia después de un ataque cardiaco. Es esta la conclusión a la que llega un estudio realizado por el Instituto Karolinska de Suecia. Según los investigadores, los pacientes que consumen al menos dos veces por semana chocolate corren tres veces menos riesgo de fallecimiento tras un ataque fatal comparado con las víctimas que no consumen nunca chocolate. Las pequeñas cantidades ofrecerían menos protección pero en cualquier caso, es preferible a la ausencia total de chocolate en la alimentación. Los investigadores subrayan además que estos efectos positivos se han constatado únicamente con el chocolate.  Los demás dulces no tendrían ningún efecto.

Relación entre los productos a base de cacao y una presión arterial baja.

Estudios anteriores han demostrado la estrecha relación existente entre los productos a base de cacao por una parte, y una presión arterial baja y una mejor circulación sanguínea por otra. Asimismo, se ha demostrado que el consumo de chocolate en los hombres de mayor edad y en las mujeres en la etapa de la postmenopausia disminuía las cifras de mortalidad relacionadas con el corazón.

Recientemente, el Instituto Karolinska ha demostrado por primera vez que el consumo de chocolate aumenta las probabilidades de supervivencia también después de un infarto. Dado que otros dulces no tenían ninguna incidencia positiva en la salud, los investigadores han afirmado que no era imposible que los antioxidantes presentes en el cacao fueran responsables del aumento de las probabilidades de supervivencia de los pacientes cardiacos.

“Nuestras investigaciones apoyan la prueba cada vez más concluyente de que el chocolate es una fuente rica en componentes bioactivos beneficiosos", explican.

Resultados positivos

Los resultados positivos del estudio sueco se referían tanto a los hombres como a las mujeres y se han constatado en todas las franjas de edad. No obstante, los investigadores opinan que aún deben realizarse diversos tests clínicos para demostrar de forma aún más concluyente los resultados de la investigación. Los investigadores han añadido que, a la espera de esos resultados, el consumo regular de chocolate no puede ser dañino. Ni que decir tiene que se ha tenido en cuenta el creciente problema del sobrepeso que padecen numerosas personas.

Investigadores australianos coinciden

El consumo de chocolate negro hace disminuir la presión sanguínea un cinco por ciento en las personas que sufren hipertensión. La probabilidad de un ataque cardiaco disminuye así en un 20 por ciento en cinco años. Eso es lo que se desprende de un estudio australiano. El secreto reside en los flavonoides presentes en el chocolate que ensanchan los vasos sanguíneos de manera natural, de suerte que la sangre puede circular más fácilmente, lo que disminuye igualmente la presión sanguínea.
Los investigadores están muy complacidos. “Eso demuestra que no siempre es necesario consumir medicamentos para disminuir la presión sanguínea. La alimentación también puede contribuir”, subraya Karin Ried de la Adelaide University. El chocolate puede tener efectos beneficiosos sobre la salud del diez por ciento de los pacientes que no soportan los medicamentos o de aquellos pacientes para quienes los medicamentos no son eficaces.

Según un estudio realizado en EE. UU., el consumo frecuente de chocolate podría reducir el riesgo de enfermedad coronaria

Por Jane Byrne, 21-Sep-2010

Según el resumen de un estudio sobre la salud coronaria, pulmonar y sanguínea de la población estadounidense, la ingesta frecuente de chocolate podría estar asociada a una menor prevalencia de la enfermedad coronaria entre hombres y mujeres, con independencia de los factores de riesgo tradicionales.

Las conclusiones, publicadas en la revista Clinical Nutrition, se apoyan en una serie de estudios que apuntan hacia el impacto positivo de los flavonoides del chocolate.

Y sus autores, investigadores de la Harvard Medical School y la Boston University School of Medicine, entre otros, argumentan que sus descubrimientos coinciden con un estudio reciente publicado en la Revista Alemana de Cardiología que mostraba que la ingesta de chocolate negro estaba asociada a un 39% menos de riesgo de sufrir una combinación de infarto de miocardio y apoplejía.

El chocolate negro pertenece al grupo de alimentos ricos en flavonoides, como las frutas y verduras, el té y el vino tinto. Según las pruebas epidemiológicas existentes, sus efectos beneficiosos sobre la incidencia de la enfermedad coronaria están parcialmente mediados por los efectos de sus compuestos polifenólicos.

Los autores sostienen que, mientras los estudios intervencionistas han demostrado los efectos beneficiosos del chocolate negro sobre la tensión arterial y la función endotelial, en realidad, existen pocos datos disponibles acerca de los efectos de la ingesta total de chocolate sobre la enfermedad coronaria.

Por eso, decidieron analizar los datos extraídos del Estudio sobre salud coronaria familiar del NHLBI (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre) para determinar el alcance de esta asociación.

Método
Los científicos explicaron que, usando un diseño transversal, estudiaron a 4.970 participantes de edades comprendidas entre 25 y 93 años, cuya ingesta de chocolate se había establecido a través de un cuestionario semi-cuantitativo sobre frecuencia de consumo alimentario. “Empleamos ecuaciones de cálculo generalizadas para calcular las oportunidades relativas ajustadas”, comentaron los autores.

De la cohorte de estudio total, 2.258 participantes eran hombres, por 2.712 mujeres. La edad media era de 52.0 años y la prevalencia de la enfermedad coronaria del 10,9%, añadieron los investigadores.

Conclusiones
Los investigadores descubrieron que existían evidencias de una asociación inversa entre la frecuencia de consumo de chocolate y la prevalencia de la enfermedad coronaria en los modelos bruto y ajustado.

En el modelo totalmente ajustado, una frecuencia de consumo de chocolate superior a cinco veces a la semana se asoció a un 57% menos de prevalencia de la enfermedad coronaria en comparación con individuos que no consumían chocolate.
“La exclusión de individuos con diabetes y de aquellos que estaban siguiendo una dieta para bajar de peso reforzó esta asociación”, añadieron.

Afirmaron que se observaron asociaciones similares en personas de 60 años o menos y en aquellas mayores de 60 años. Además, señalaron, se observaron asociaciones similares entre fumadores y no fumadores.

Limitaciones del estudio
Los investigadores admiten, no obstante, que el diseño transversal de su estudio limita su capacidad para trazar una inferencia casual. “Asimismo, la clasificación errónea y el sesgo de notificación son inherentes a los datos auto-referidos sobre el consumo de chocolate y nos resultó imposible diferenciar entre chocolate negro, con leche o de régimen”, declararon.
Sin embargo, los autores también destacan que la incapacidad para distinguir entre los diferentes tipos de chocolate podría haber llevado a una infravaloración en el estudio de la verdadera asociación entre el consumo de polifenoles procedentes del cacao/ chocolate y la enfermedad coronaria.

Y argumentan que el gran tamaño de la muestra (la mayor parte de la cual procedía de estudios basados en la población), la disponibilidad de múltiples factores de riesgo coronario y la naturaleza multicéntrica del estudio son puntos fuertes a destacar.

¿Qué puede hacer el chocolate por mí?

Como para el resto de productos alimenticios, conviene saber cómo influye el chocolate en su organismo.
El chocolate presenta numerosas propiedades saludables, pero al igual que el vino tinto… ¡HAY QUE CONSUMIRLO CON MODERACIÓN!

Polifenoles
Estos polifenoles se llaman flavonoides

El chocolate contiene dos veces más polifenoles que el vino tinto y tres veces más que el té verde.

Los polifenoles poseen propiedades antioxidantes, lo que significa que neutralizan los “radicales libres” presentes en la atmósfera o en el organismo debido al humo, a la contaminación y a la luz solar.

Los radicales libres son pequeñas moléculas activas que provocan daños en las células del organismo. Son cancerígenos y constituyen una de las causas del envejecimiento. En otras palabras, el chocolate puede desempeñar un papel saludable en la lucha contra el cáncer y ¡es un producto anti-edad!

Contribuye a un correcto funcionamiento cardiovascular, dado que disminuye el riesgo de formación de coágulos sanguíneos en la pared de las arterias lo que, por lo tanto, disminuye el riesgo de ictus cerebral y de ataques cardíacos

Posee la misma acción que una dosis baja de aspirina para el tratamiento de una buena circulación sanguínea

El chocolate negro posee más flavonoides que el chocolate con leche.

Teobromina
La teobromina es un estimulante suave

Muy conocida en materia de prevención de resfriados

Posee un ligero efecto diurético (aumenta la producción de orina)

Por ello, el chocolate resulta tóxico para los animales como por ejemplo los perros, los gatos, los loros y los caballos.

Cafeína
La cafeína es un estimulante

La cantidad de cafeína presente en el chocolate es muy baja, claramente inferior a la cantidad presente en el café, el té o las bebidas de cola.

Feniletilamina
Es un antidepresivo suave

También llamada “love chemical”, ya que provoca sentimientos de atracción, de excitación, de vértigo y de euforia.

Ciertas culturas caribeñas utilizan el chocolate mezclado con azúcar Candi como afrodisíaco durante las bodas

Cuando esta composición se consume en gran cantidad, puede resultar alucinógena.

Estimula la dopamina y la adrenalina presentes en el organismo, lo que conlleva una aceleración de la circulación sanguínea y estimula los centros nerviosos del placer en el cerebro.

Serotonina
El chocolate aumenta el contenido de serotonina en el cerebro, lo que alivia las depresiones y los síntomas relacionados con el síndrome premenstrual.

Vitaminas y minerales
Contiene mucho magnesio (atenúa los síntomas relacionados con el síndrome premenstrual), calcio, hierro, zinc, cobre, potasio y magnesio.

Contiene vitaminas A, B1, B2, B3, C, E y ácido pantoténico.

Estos elementos ayudan a mantener el nivel de la presión sanguínea, aseguran una buena circulación sanguínea y mantienen el corazón en un estado saludable.

Triptófano
Un aminoácido esencial que disminuye el riesgo de ataques cardíacos mediante la producción de serotonina, un neurotransmisor.

Por su parte, este aminoácido libera endorfinas, analgésicos naturales presentes en el organismo

Favorece la relajación

Disminuye las sensaciones de dolor (antiálgico)

Uno de los analgésicos naturales (endorfinas) liberado en la anandamida, actúa como un cannabinoide, lo que permite alcanzar “el clímax del chocolate”.

Cuando los medicamentos se utilizan para eliminar las sensaciones de dolor en el cerebro, desaparecen las ganas de chocolate (y de otras golosinas), lo que prueba la dependencia del chocolate.

El programa en 12 pasos para las personas dependientes del chocolate… ¡¡¡NUNCA SE SEPARE MÁS DE 12 PASOS DEL CHOCOLATE!!! (Terry Moore)

La piel del grano de cacao
La parte exterior del grano posee características particulares que combaten las bacterias bucales y las caries.

Posiblemente un día este extracto podrá añadirse a soluciones para el enjuague bucal y al dentífrico y reintegrarse en el chocolate para mejorar el estado de nuestra dentadura.

Embarazo
Los bebés de las madres que consumen todos los días chocolate son más activos y reaccionan de manera más positiva (risas y se divierten más)

Presentan menos angustia frente a las nuevas situaciones en relación con los bebés cuya madre no come chocolate.

Esto se explica por el hecho de que el chocolate conlleva un efecto relajante y de bienestar.

Se considera que el chocolate es un componente bioactivo, ya que favorece la vigilancia, posee un efecto antiálgico y una acción sobre el bienestar.

¡El chocolate es muy bueno para la salud cardiovascular !

Aunque ya conocíamos las virtudes antidepresoras y cardiprotectoras del cacao, este estudio desvela los mecanismos de las mismas. Los flavonoides del chocolate ejercen un efecto relajante en las arterias, concretamente la epicatequina.

La gran familia de los flavonoides

Los efectos benéficos del cholocate para la salud cardiovascular se atribuyen a los flavonoides que contiene el cacao. Estas sustancias forman parte de una gama muy amplia de componentes naturales pertenecientes a la familia de los polifenoles. Su interés para la salud se puso de manifiesto porque también están presentes en el vino tinto, con los famosos taninos.

Relajación de los vasos sanguíneos

Para determinar con más exactitud el mecanismo por el cual el cacao influye en la salud cardiovascular, los investigadores han llevado a cabo un estudio en el que se pidió a varios sujetos sanos que bebieran distintos tipos de bebidas a base de chocolate. Estas variaban en función de la naturaleza de los flavonoides contenidos y de su concentración.
Se constató que la única bebida chocolateada rica en epicatequina provocaba una relajación de los vasos sanguíneos.
Para confirmar este descubrimiento, los participantes recibieron después o bien una solución placebo, o bien una solución que sólo contenía la epicatequina derivada del cacao. Sólo estos últimos dieron una respuesta vascular similar a la de los sujetos que habían ingerido una bebida rica en cacao.

En resumen, la epicatequina es el flavonoide responsable de los efectos positivos del cacao en el sistema cardiovascular.
Digamos también que si esta molécula abunda especialmente en el cacao, también se encuentra en las frutas, las verduras, el vino tinto y el té verde.

14/02/2006
Dr. Philippe Presles, adaptado por C. De Kock, periodista salud

El chocolate: ¿Un producto milagroso para diabetes, AVC y demencia vascular

Varios investigadores han conseguido identificar en el cacao la presencia de antioxidantes que podrían mejorar el tratamiento de la diabetes, de los accidentes vasculares cerebrales y de la demencia vascular...
Durante estos 10 últimos años, la investigación científica ha revisado completamente las ventajas nutritivas del chocolate. El punto álgido de esta puesta al día: la extraordinaria riqueza en polifenoles, unos antioxidantes, en el cacao y, por lo tanto, en el chocolate.

A título comparativo, el chocolate negro sería más rico en antioxidantes que la mayoría de las frutas y, sobre todo, el vino tinto, cuyas virtudes para el corazón han sido loadas por unanimidad. Dichas virtudes dependen, concretamente, de estas moléculas, tan numerosas como complejas.

Los primeros descubrimientos han destacado, como en el caso de la copa de vino tinto, un efecto "cardioprotector" del cacao y del chocolate negro. Otros trabajos indican que en el futuro, los polifenoles del chocolate también podrían ayudar en el tratamiento de la diabetes, de los accidentes vasculares cerebrales (AVC) y la demencia vascular.

Los científicos que trabajan para uno de los productores mundiales de chocolate más importante explicaron hace poco que estas moléculas podrían estar disponibles en breve para que la industria farmacéutica desarrolle nuevos medicamentos.

Del chocolate al comprimido

"En la actualidad, cada vez tenemos más resultados clínicos y experimentales que utilizan las moléculas en cuestión, los flavanoles del cacao", explica el Sr. Norm Hollenberg, Profesor de Medicina en la Harvard Medical School y uno de los primeros investigadores que ha identificado el potencial terapéutico de los flavanoles del cacao.

Hoy estamos seguros que producen concretamente una reducción de la agregación plaquetaria, es decir un efecto muy parecido al de la aspirina, pues fluidifican la sangre, disminuyendo así el riesgo de coágulos sanguíneos y, con ello, el riesgo de trombosis. Este descubrimiento tiene implicaciones de gran importancia en las aplicaciones farmacéuticas.

Otros estudios clínicos han revelado también que los flavanoles del cacao pueden aumentar el riego sanguíneo en ciertas zonas del cerebro, lo que constituye una pista muy interesante para tratar ciertas afecciones vasculares de las personas mayores, sobre todo la demencia vascular y el accidente vascular cerebral.

¡Bueno también para el diabético!

Los efectos de los flavanoles del cacao no terminan ahí. Algunos estudios muestran que también pueden reducir sensiblemente la tensión arterial entre las personas diabéticas hipertensas. En efecto, los flavanoles del cacao aumentan la síntesis de monóxido de nitrógeno por los vasos sanguíneos, aumentando así la perfusión sanguínea. En resumen, las arterias se dilatan y la presión disminuye.

Estos resultados parecen indicar que los flavanoles del cacaos serían muy beneficiosos para tratar complicaciones vasculares graves asociadas a la diabetes de larga duración. Sorprendente, sobre todo porque siempre ha sido un alimento prohibido para estos individuos...

¡Eso sí, los estudios no dicen que haya que darse un atracón de chocolate! Por un lado, los efectos beneficiosos se atribuyen sobre todo al consumo de chocolate negro, en general el que menos se consume; y por otro, este alimento es un bocado rico en grasas y en azúcares y, por ende, en calorías. Al igual que el vino tinto, debe consumirse con moderación.

16/08/2005
Nicolas Rousseau, dietético nutricionista