NL      FR      EN Museo     Niños     Reservaciones     Visita Online     Historia del chocolate    
DE      ES Cacao & Demás     Recetas     Proyecto     Video
 
Pàgina de inicio
Horas de apertura
    Precios
Cómo encontrarnos ?
Prensa & Medios
Connexiones
Contacto





Noticias

Paises



  Choco-Story on Facebook

Choco-Story
 
Vino Flores Animales Peliculas
FAQ Salud Fiestas Especias
  Origen de las fiestas

1. San Valentín
2. Pascua
3. San Martín
4. Halloween
5. San Nicolás
6. La Navidad
7. Los Reyes Magos
8. La Candelaria

1. Día de San Valentín y su historia.

¿Cuántos años hace desde que le alcanzó la flecha de Cupido por última vez?

¿Cincuenta años, veinte años, diez años, un año?
En cualquier caso, no olvide que la fiesta de los enamorados existe desde hace muchos años. Naturalmente, esta fiesta ha evolucionado, pero el día de San Valentín sigue siendo un día especial que nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro amor a la persona que ocupa un lugar importante en nuestro corazón, así como a nuestros amigos y nuestros padres.
Aunque actualmente el día de San Valentín es sinónimo de alegría y de amor, no podemos olvidar que el pobre San Valentín dio su vida por defender los derechos de las personas que se quieren.

En realidad, Valentín fue un sacerdote cristiano contra quien el emperador romano Claudio II descargó su ira porque Valentín había bendecido en secreto matrimonios de soldados. El emperador había prohibido estos matrimonios porque estimaba que la profesión de soldado era incompatible con el matrimonio. Claudio puso fin a ello de manera sangrienta. Así, un 14 de febrero (entre 268 y 273 después de Cristo), tras haber sido encarcelado, Valentín fue decapitado. Mientras esperaba su sentencia, conoció a la hija ciega del carcelero.
Entre ella y Valentín nació una amistad, y le devolvió la vista a la chica. Justo antes de ser martirizado, Valentín ofreció a la muchacha unas hojas en forma de corazón, firmadas con las palabras 'de tu Valentín'. Posteriormente, en recompensa de su sacrificio por el amor, Valentín fue santificado.

Dos siglos después de su muerte, el cristianismo europeo seguía contando con determinadas costumbres paganas, entre ellas la fiesta en honor de Luperco (sinónimo de celebraciones desenfrenadas) que se celebraba el 15 de febrero, en recuerdo de la era romana. Dicha fiesta constituía la ocasión ideal para celebrar ritos de fertilidad. Para no olvidar esta fiesta, la práctica fue reconocida por la iglesia cristiana gracias a la intervención del papa. La fiesta también se asociaba con San Valentín, quien fue llamado así el defensor de las parejas enamoradas. No fue hasta 1496 cuando, por orden del papa Alejandro VI, San Valentín se convirtió oficialmente en el santo patrono de los enamorados.

Hasta ahora, las parejas enamoradas aprovechan esta fiesta para dedicarse palabras cariñosas o dar regalos en signo de su amor, como flores o chocolate que siguen siendo sinónimo de pasión.

2. El mundo de la Pascua

¿Cuál es el origen de la Pascua?

La Pascua era, en origen, una fiesta pagana o, por decirlo de otra manera, una fiesta celebrada por los no creyentes. La Pascua es, inicialmente, la fiesta de la primavera en honor de la diosa de la luz y de la primavera: Eastre. La Pascua se celebra el primer domingo que sigue al primer mes completo de primavera. Es una fiesta que festeja la renovación de la vida en primavera. Por este motivo, se asocian a la fiesta algunos símbolos de fertilidad como la liebre y el huevo. La Pascua no era originalmente, por tanto, una fiesta religiosa. Más adelante, la fiesta adquirió un significado propio para los creyentes, significado que no era más que una prolongación del significado original. El significado cristiano de la Pascua es la celebración de la resurrección de Jesucristo. La fiesta de Pascua se celebra en prácticamente la totalidad de los países del mundo, pero la manera de celebrarla difiere mucho de un país a otro.

En Inglaterra y en Alemania se celebran las fiestas respectivas de Easter y Ostern, nombres que hacen referencia a Austro, la diosa germánica de la primavera. El triunfo de la luz y de la vida se celebra en forma de hoguera en estas fechas. Por otra parte, los panes ácimos y los huevos ocupan un lugar importante en el marco de los distintos rituales.

¿Cuál es el origen del huevo de Pascua?

Todo se remonta a Persia y al antiguo Egipto. Los amigos y la familia se regalaban huevos decorados para celebrar el equinoccio, que marcaba para ellos el inicio de un año nuevo. El huevo era todo un símbolo de fertilidad, porque se consideraba milagroso que de él pudiera salir algo vivo. Para los cristianos originarios del este, el huevo tenía un significado mucho menos hormonal. Para ellos, se trataba de la tumba de la que había escapado Jesús. También les gustaba pintar los huevos, sobre todo, en rojo. El color debía representar la sangre de Cristo. De este modo, todos los creyentes podían participar de la nueva vida de Cristo. Por lo que parece, la costumbre de esconder los huevos es una tradición universal.

La Pascua y el huevo son dos elementos indisociables. El huevo es un elemento central y esto no es algo reciente. Nuestros antepasados germanos celebraban las fiestas de la primavera en este momento: el final del invierno, el inicio de la estación hermosa.

Por tanto, no resulta sorprendente que honraran a sus espíritus realizando ofrendas a la diosa de la fertilidad, Frigga. A esta diosa se la representaba en forma de pájaro: la madre del huevo. Después de las ofrendas, se organizaban comidas a base de huevo, y se tomaban panes y galletas o pastas elaboradas con huevos.

El inicio de toda vida

El huevo siempre ha sido el símbolo del inicio de toda vida. No resulta, por tanto, sorprendente que el huevo se considere como un atributo de fertilidad en prácticamente la totalidad de los países del mundo y que se le asocie a la fiesta de la primavera.

El huevo es la base de un nuevo mundo en un gran número de leyendas antiguas. En la India, el cielo y la tierra habrían salido de la cáscara de un huevo. Y en un relato japonés sobre la creación, al principio, el cielo y la tierra no se habrían separado uno del otro más que la yema y la clara de un huevo. Según este mito, el cielo proviene de la clara (blanco) y la tierra de la parte oscura del huevo (yema).

Aunque los huevos sean un símbolo de origen pagano y no tengan nada que ver con el cristianismo, fueron preciosamente integrados en la doctrina cristiana en el siglo IV cuando veían en el huevo la tumba blanca de la que sale la vida. En el siglo XII, la utilización de los huevos se confirmó en la "Benedictio ovorum".

Efecto mágico


A los escoceses presbiterianos no les gustaban los huevos porque eran, en su opinión, un símbolo de adoración pontifical. En otros lugares, los huevos se consideraban como alimentos benefactores: se ofrecían en las iglesias después de las semanas de Cuaresma estricta. Gracias a esta consagración eclesiástica, su poder mágico se vio aún más acentuado. El huevo se convirtió rápidamente en un amuleto que ejercía un efecto particular.

En ese momento, aparecieron un sinfín de tradiciones pascuales como recoger los huevos, romperlos, buscarlos y comerlos en grandes cantidades en forma de panes y pasteles, galletas o pastas, biscochos (sobre todo en América y en Inglaterra), mazapán, turrón, azúcar y, evidentemente, chocolate. Los restos de una comida de ofrenda antigua se esconden en el pan ácimo, en el que encontramos también la huella del pan ácimo judío.

Los panaderos y pasteleros de la época seguían costumbres ancestrales. Hacían pan ácimo, pasteles con huevos, hojaldres y pastas elaboradas con huevo. Los chocolateros preparaban los huevos de chocolate, los confiteros el mazapán y el turrón con diversas formas, en cantidades increíbles y adornados de mil maneras.

La liebre de Pascua

Holanda es una excepción mundial a este respecto. Encontramos conejos de Pascua en todas las partes del mundo. Pero sólo los holandeses utilizan una liebre. En realidad, son de la misma familia, ¿verdad?

Cuando los conejos aparecían y desaparecían sin explicación alguna hace ya mucho tiempo, parecía casi inevitable la comparación con las apariciones de Cristo resucitado. La primera referencia histórica al conejo de Pascua viene de Alemania. En documentos que datan del siglo XVI, ya se hace referencia a un conejo que pone huevos rojos el viernes santo y huevos multicolores la noche que precede al primer día de la Pascua.

Otros símbolos

Aunque la liebre de Pascua sea el rey absoluto de los símbolos pascuales, existen otras encantadoras criaturas. El pollito, por ejemplo, que podemos considerarlo como el coetáneo del huevo. El cordero es, desde hace siglos, un elemento popular en las fechas cercanas a la Pascua. Las combinaciones cordero + pollito + liebre son también muy apreciadas. La mariposa es menos conocida. La transformación de la oruga en mariposa presentaba para los cristianos un fuerte parecido con la resurrección de Jesús. La flor de lis también forma parte de la fiesta de Pascua. Esta delicada flor, de una blancura pura, aparece principalmente en las obras de arte del cristianismo primitivo.

Pascua y alimentos

Como seguramente sabrán, el cordero no es siempre la primera elección en lo referente a alimentos pascuales. Afortunadamente para él, el pan ácimo, las pastas y los bizcochos siempre han sido los favoritos. El pan ácido es el número uno entre los alimentos de Pascua, con ventaja sobre el segundo, desde el nuevo mundo hasta el corazón de Rusia. Los rusos comen la "paska", los alemanes los "osterstollen" y los polacos la "baba wielancona".

La celebración de la Pascua

Para los antiguos cristianos, la fiesta de Pascua estaba marcada por el humor. Durante toda la semana, la gente contaba chistes, hacía bromas, se asaban muchos corderos y la gente bailaba y cantaba hasta altas horas de la madrugada. Estaban celebrando el hecho de que Cristo había puesto en su sitio al diablo y al mal.
El lunes de Pascua, los hombres y mujeres se despertaban con unas gotas de agua perfumada acompañadas del texto "que nada pueda nunca marchitarte". Al día siguiente, volvían a despertarse con agua perfumada. Existía sin embargo una sutil diferencia entre ambos sexos: las mujeres podían verter el contenido de un cubo sobre sus maridos.

Actualmente, las celebraciones de la Pascua varían enormemente de un lugar a otro. Existen muchas diferencias por países y, a menudo, también por religión. Los seguidores de la iglesia ortodoxa oriental celebran el primer día de la Pascua de una manera aún más extravagante que sus predecesores. La iglesia luterana en Suecia y Noruega, por el contrario, ha tenido que adaptarse a algunas costumbres modernas impuestas por la población.

En Pascua, la mayor parte de la gente se va de vacaciones a la montaña. Por eso, los seguidores de la iglesia luterana, en un alarde de originalidad, han erigido algunas iglesias de montaña en las zonas vacacionales.

¿Por qué traen huevos las campanas?

El hecho de que las campanas traigan huevos está vinculado a la ausencia de tañidos de campanas a partir del jueves santo. Las campanas no podrán volver a tañer hasta el domingo de Pascua. Entre tanto, se dice que viajan a Roma y que traen de allí los huevos.

¿Por qué la Pascua cae cada año en un día distinto?

El día de Pascua es un poco diferente cada año: siendo, como muy pronto, el 22 de marzo y a más tardar, el 25 de abril. La explicación es muy sencilla: los cristianos calculan la fecha a partir del año lunar y no del año solar en el que se basa el calendario actual. El punto de referencia no es la posición del sol, sino el inicio y el final del plenilunio. La Pascua es siempre el primer domingo que sigue a la primera luna llena de la primavera, tal y como decidieron los cristianos en el Concilio de Niza en el año 325. Los cristianos fijaron el día de Pascua en domingo para marcar la diferencia con la religión judía. En el Concilio Vaticano Segundo, en los años 60, se planteó acordar una fecha más precisa para la Pascua, que se acercara lo más posible a la muerte histórica de Jesús, en torno al 10 de abril. De haber llevado a buen término este plan, el domingo de Pascua se habría celebrado a partir de entonces después del segundo sábado del mes de abril. Pero todo eso se quedó en un mero proyecto y los católicos, protestantes y ortodoxos no consiguieron ponerse de acuerdo sobre un nuevo reglamento.

Pero, realmente, ¿qué es lo que los cristianos celebran en Pascua?

Para los cristianos, la Pascua es el día más importante del año. El nacimiento de Cristo se celebra en las fiestas de Navidad, pero la Pascua, el día en que resucitó el hombre que los cristianos consideran como el hijo de Dios, es una fiesta más antigua. Los primeros cristianos no celebraban la Navidad. La Pascua, sí. Al fin y al cabo, el domingo de Pascua es el punto culminante de toda una semana durante la que Jesús fue traicionado y condenado a muerte después de la última cena con sus discípulos. Moría en la cruz el sábado y el domingo, la piedra sepulcral situada delante de su tumba había sido movida y el cuerpo de Cristo había desaparecido: Jesús no está muerto, ha resucitado.

Ante de volver con Dios, 40 días después, en lo que se denomina la Ascensión, se apareció alguna que otra vez a sus discípulos.

¿De dónde viene el nombre de Pascua y por qué los ingleses hablan de "Easter" y los alemanes de "Östern"?

El nombre de "Pascua" procede de la fiesta judía Pesach, en la que se sacrifica un cordero para celebrar la liberación del pueblo judío de los egipcios. Jesús y sus discípulos eran de origen judío y la resurrección de Cristo se produjo unos pocos días después del Pesach. Los cristianos consideran a Jesús como el cordero pascual que ha sido sacrificado para hacerlos libres.

Matar a un cordero pascual cada año, como siguen haciendo musulmanes y judíos, es una costumbre que se ha ido perdiendo a lo largo del tiempo en el cristianismo: si Jesús ya se sacrificó a sí mismo, ¿por qué matar además un cordero? Algunos grupos católicos reivindican, sin embargo, esta tradición.

Los orígenes inglés y alemán del término son más complejos. Ostara, la diosa de la fertilidad y de la primavera entre los germanos, sería el origen de esta denominación. Un estudio histórico ha revelado que Ostara no era una diosa venerada por los pueblos germanos, ya que la literatura no la menciona hasta el siglo VIII. El resto de explicaciones son lingüísticas. Urständ, el término alto alemán para "resurrección", podría ser la base de "Easter". Pero el nombre también podría proceder de una traducción errónea de la frase latina "hebdomenica in albis", "la semana en hábitos blancos" que seguía al domingo de Pascua. Entonces se pensaba que "albis" significaba "alba" y no "blanco". El término alto alemán para "alba" es "eostarun", hacia el este, por donde nace el sol. La variante inglesa fue "Easter", "Óstern" en alemán.

La liebre de Pascua

¿Cómo puede una liebre poner huevos?

La búsqueda de los huevos de Pascua se remonta a una vieja historia sobre la fertilidad. La diosa germánica Freya tenía una mascota: una liebre que en una vida anterior no había sido mamífero sino ave de corral. Por este motivo, la liebre podía poner huevos. En cuanto empezaba el año nuevo (la primavera), Freya dejaba libre a su liebre para que escondiera huevos en el campo para poder garantizar así una buena cosecha a los campesinos.

El huevo es sinónimo de nueva vida

Existen, sin embargo, más historias que tratan del huevo en primavera. El huevo ha desempeñado un papel simbólico en prácticamente todas las culturas a lo largo de los siglos.

Tenemos por ejemplo, la historia mitológica de Crono, el hijo del dios del cielo y de la diosa de la tierra: Urano y Gea. Crono creó un huevo del que salió el dios policéfalo Fanes, que dio forma a la tierra. La salida de Egipto se conmemora en la celebración de la Pascua judía. Las dos primeras noches de la fiesta, que dura 8 días, se denominan "seider". Se sirve un plato especial, el "seider" además de "matses" (pan ácimo), especias, perejil, rábanos blancos y huevos cocidos.

El huevo cocido aquí es un símbolo de luto por el antiguo templo del rey Salomón. Sirve de símbolo para toda una comida conmemorativa de la segunda ofrenda festiva que se celebraba antaño en el templo.

Un consejo:

Cuanto más viejo es el huevo, más flota.
Para comprobar si un huevo es fresco, basta con sumergirlo en un recipiente lleno de agua. Un huevo fresco se quedará en el fondo, un huevo de 3 a 4 semanas se quedará de pie en el fondo del recipiente, un huevo de 6 semanas se quedará "suspendido" en el agua y si el huevo flota, se aconseja no comerlo.

3. San Martín - Martín de Tours

La vida de San Martín

Martín nació en Sabaria, Hungría, en el año 316, la actual Szombathely en Pannonia, al oeste del país. Su padre era magistrado y trabajaba al servicio del ejército romano. Su familia se trasladó a continuación a Pavía, Italia, en donde pasó la mayor parte de su infancia. La leyenda cuenta que entró en la Iglesia como catecúmeno contra la voluntad de sus padres (la leyenda establece aquí más que probablemente un lazo no histórico con la historia evangélica del joven Jesús a la edad de 12 años).

Desde los 15 años, se alista en el ejército romano a las órdenes de los emperadores Constantino y Juliano y se une a la caballería en la Galia (Francia). La historia cuenta que durante este período se encontró con un mendigo desnudo cerca de las puertas de la ciudad de Amiens. El mendigo le pidió limosna por la voluntad de Cristo. Martín, que no poseía nada más que sus armas, le dio un trozo de su capa de soldado, que cortó en dos con la espada. En aquella época, la mitad de los trajes pertenecía al emperador y la otra mitad era un bien personal.

Esa misma noche, se le apareció Cristo en sueños vestido con la mitad de su capa: "Lo que has hecho por el más débil de mis hermanos, lo has hecho por mí." Gracias al sueño, decide hacerse cristiano y bautizarse. Le bautiza el obispo Hilario de Poitiers. Mientras estaba alistado en el ejército, va tomando cada vez más fuerza un conflicto interior que consistía en elegir entre ponerse al servicio del emperador romano como soldado o dedicarse a su vocación cristiana. Al final, decide abandonar el ejército.

Es bautizado a la edad de 18 años (otras fuentes citan los 22 años) y luego es admitido en el estado eclesiástico. Llevó a cabo su primera obra como sacerdote en la región en la que vivían sus padres, Lombardía, donde predicó la fe cristiana. A continuación, tuvo un conflicto con los Arrianos, una corriente cristiana que sostenía el carácter humano de Jesús de Nazareth y que no aceptaba el origen divino de Cristo. Esta corriente contaba con un gran número de adeptos. Martín se mantuvo fiel a su creencia y fue perseguido por orden del obispo arriano de Milán. A continuación, se escondió como ermitaño en la Isla de Gallinaria (actualmente Isla de Albenga) en la Riviera italiana.

En el año 361 pudo volver por fin a Francia y renovar el contacto con Hilario de Poitiers. Él también se había hecho ermitaño y vivía en una comarca aislada donde consagró su vida a Dios. Le habían seguido muchos adeptos, lo que le permitió erigir el primer monasterio en suelo francés en el año 361. Cuando San Liborio, el obispo de Tours, una ciudad situada al oeste de Francia, falleció en el año 371 ó 372, los cristianos y el sacerdote de la ciudad le pidieron a Martín que fuera su obispo. Pero Martín no quería abandonar su vida de ermitaño. Cuenta la leyenda que Martín acudió a la ciudad gracias a un ardid y que, una vez en Tours, ya no pudo renunciar al episcopado. Martín fue nombrado obispo de Tours por aclamación popular en el año 371 aunque siguió llevando vida monacal. Fundó un monasterio en Tours en 375 y trabajó con sus colaboradores por la defensa del cristianismo en Francia.

Siguió llevando una vida de monje aún siendo obispo y trabajó como predicador de la fe. Fundó un gran número de monasterios, entre los que destaca el de Marmoutier. Derribó un gran número de santuarios paganos y predicó sin descanso contra las herejías de la época.

En vida ya se le consideraba un santo y se le atribuyeron un gran número de milagros. Falleció en Candes, cuando estaba realizando una visita, el 8 de noviembre de 397, a la edad de 81 años. El once de noviembre, el día que ocupa actualmente en el santoral, era enterrado en Tours. Aunque no muriera como mártir, como muchos de sus predecesores, fue sacralizado de manera inmediata por el pueblo. Se realizaron un gran número de milagros alrededor de su tumba y, un siglo después, el rey Clodoveo le nombró patrón de los francos. En Francia se le han dedicado un buen número de iglesias, entre las que destaca la famosa Basílica de San Martín de Tours.

Su reputación se extiende igualmente hacia el norte, en particular a Flandes y a los Países Bajos, así como a una parte de Alemania que otrora formara parte del reino de los francos. En Flandes, existen un buen número de parroquias de San Martín repartidas por toda la región. Sobre todo, obviamente, en los pueblos cuyo nombre hace referencia a San Martín, como Sint-Martens-Bodegem, Sint-Martens-Latem, Sint-Martens-Leerne, Sint-Martens-Lennik, Sint-Martens-Voeren.

San Martín también está en el origen de la palabra "capilla".

Capa se dice "cappa" en latín y el diminutivo de esta palabra (ya que no se trataba más que de una parte de la capa) se dice en latín medio "cappella". Poco a poco, el término ha ido haciendo referencia al pequeño edificio que servía para guardar la reliquia. En el siglo VII, una pequeña casa de oración que no era iglesia parroquial llevaba el nombre de "capella".Esta palabra aparece en la actualidad en todas las lenguas modernas: "kapel" (NL), "Kapelle" (D), "chapel" (E), "capella" (I), "capilla" (ES), "chapelle" (FR).

Pensemos en la denominación francesa de Aquisgrán, la residencia de Carlomagno: Aix-la-"Chapelle". En este caso, "capilla" ya no significa una iglesia pequeña, sino una catedral dedicada a María y no a Martín, como podríamos deducir erróneamente del origen de la palabra "capilla".

En el siglo XVI, los monarcas tomaron la costumbre de que intervinieran cantores y músicos en su castillo para las festividades religiosas: estos grupos recibieron también el nombre de "orquesta" (se dice "kappel" en neerlandés). Más tarde, los músicos transmitieron el nombre a los profanos, tomemos el ejemplo de "jefe de orquesta" ("kapelmeester" en neerlandés).

4. El origen de Halloween.

Los celtas celebraban la fiesta de Sawhain, el antepasado de Halloween, la víspera del uno de noviembre.

La fiesta de Halloween aparece entre el 500 y el año 1000 a C y se cree que era el Año Nuevo celta. Para este pueblo, el 1 de noviembre era la Sawhain (pronunciado: Saw-En) que significaba "el final del verano".

Esta fecha era un día muy especial entre el año viejo y el nuevo año. Se creía que los muertos regresaban a la tierra. Algunos pensaban que los espíritus buscaban un cuerpo para habitar. Por esta razón, apagaban los fuegos de sus hogares y encendían hogueras en el exterior, para que el humo expulsara a los espíritus.

Los ritos que componían esta celebración siguen siendo un misterio, pero hay algo seguro: se organizaban para celebrar el final del año fértil y el inicio del invierno. Después de la cosecha del grano y la fruta, antes del inicio del invierno, los animales sobrantes se sacrificaban. Por este motivo, en la literatura anglosajona antigua, llamaban al mes de noviembre blodmonath o slachmaent, en neerlandés medio. Había que recoger los últimos frutos antes de la fiesta de Sawhain, porque todo lo que quedaba en los árboles después de esa fecha era para los espíritus. Para celebrar las fiestas, se encendían hogueras. Esta época se destinaba a honrar a los muertos. Las honras o conmemoraciones a los muertos formaban parte del culto de los antiguos celtas y eran, quizá, menos reservadas que las honras fúnebres modernas. Los celtas creían que los muertos viajaban a "otro mundo", a veces, a una isla en mitad del mar, a veces a un mundo "invertido" subterráneo. Durante la fiesta de Sawhain, la separación entre ambos mundos era muy fina y los espíritus de los antepasados podían, excepcionalmente, penetrar en el mundo para calentarse en las fogatas encendidas por sus descendientes.

Estas festividades paganas de noviembre pervivieron mucho tiempo en nuestras regiones y fueron recuperadas por el cristianismo europeo. Los cristianos también organizaban sus propias celebraciones dedicadas a los dioses. No evocaban a los espíritus, sino a los santos. Sin embargo, el número de santos era tan alto que era imposible dedicar un día especial a cada uno de ellos. Por este motivo, se organizó, en el siglo VII, un día de celebración común para la comunidad de santos. Era un día distinto en cada parte de Europa, pero se celebraba, en todos los sitios, en primavera. El Día de Todos los Santos se trasladó al mes de noviembre en el siglo IX, bajo la influencia de la iglesia irlandesa que quería suprimir las costumbres paganas. El Día de los Muertos sufrió la misma suerte. Se trataba de un servicio de oraciones por las almas de los muertos. Dichas oraciones eran muy populares en los monasterios abaciales franceses y se fueron desarrollando para convertirse en una festividad con entidad propia. La fiesta se había celebrado también en origen en primavera y se había trasladado al mes de noviembre por los mismos motivos.

La víspera del día de los Santos se denominaba All Hallows Eve en inglés, un nombre que se fue deformando hasta llegar a Halloween. Las honras a los muertos, paganas y cristianas, se fusionaron para convertirse en una sola fiesta, cuyos elementos populares suelen seguir haciendo referencia a las costumbres paganas y cuyo componente religioso se ha convertido en puramente cristiano. El hecho de que la fiesta de Halloween se haya popularizado tanto en América, se debe a la importante hambruna que sacudió a Irlanda, afirma Lauvrijs. En el silo XIX, millones de irlandeses se refugiaron en Estados Unidos. Y fueron precisamente estos emigrantes los que introdujeron la fiesta de Halloween en Norteamérica.

Actualmente, la fiesta de Halloween se celebra el 31 de octubre en Estados Unidos y las celebraciones van desde principios del mes de octubre hasta la primera semana de noviembre.

La comida típica de esta jornada especial era: zanahorias, manzanas, panes especiales… y, evidentemente, caramelos para los niños.

La fiesta se ha convertido en un evento comercial de primer orden en Estados Unidos y cada vez es más popular en las otras partes del mundo.

¿Por qué una calabaza?

La calabaza de Halloween que se utiliza comúnmente en la actualidad es de origen americano. Los diferentes espíritus luminosos que se representaban en Europa se realizaban en remolachas y nabos vaciados. Los niños recortaban caras en las remolachas y nabos y se paseaban orgullosos de noche por el pueblo para que todo el mundo los viera. En Estados Unidos, los inmigrantes irlandeses sustituyeron los nabos europeos por calabazas, mucho más corrientes en aquellos parajes. El nombre de la remolacha vaciada proviene del folclore anglosajón: "Jack-o'-lantern".

5. San Nicolás

1. ¿Quién es San Nicolás?

El Vaticano todavía no lo sabe.
La historia de San Nicolás se ha cambiado y deformado hasta tal punto en el transcurso de los siglos que incluso la iglesia católica ha comenzado a dudar del estatus del santo. En 1959, el Vaticano revisó la lista de los diferentes santos y decidió suprimir 200 nombres. Entre ellos se encontraba el nombre de nuestro San Nicolás. Según el Vaticano, el santo era una combinación de antiguas leyendas paganas. Sin embargo, no están muy convencidos de su trabajo en Roma, ya que en 1970, el Papa Pablo VI declaró: "Se le puede venerar, pero no es necesario hacerlo".

El personaje de San Nicolás está inspirado en Nicolás de Myra, también llamado Nicolás de Bari. Nació en Patara, una ciudad de Licia, al suroeste de Asia Menor (región llamada ahora Turquía asiática) entre los años 250 y 270 D.C.



Murió el 6 de diciembre, en el año 345 o 352, en la ciudad portuaria de Myra en Asia Menor.

Su vida y sus actos están rodeados de leyendas. Se dice que el día en que nació se sostuvo de pie en el baño. Ya de mayor, evitaba las diversiones y prefería frecuentar las iglesias.

San Nicolás hizo un peregrinaje a Egipto y a Palestina. A su regreso, su tío, el obispo de Myra, murió. Una voz recomendó a los obispos reunidos para designar sucesor, que eligieran al primero que entrara en la iglesia y se llamara Nicolás.

Al principio, sufrió mucho debido a sus convicciones cristianas ya que el emperador reinante, Diocleciano, perseguía cruelmente a los cristianos.
Fue arrestado y hecho prisionero y más tarde obligado a vivir una temporada en exilio.

En el año 313, el emperador Constantino establecería la libertad religiosa. Podría haber estado presente en el concilio de Nicea, pero hay razones para dudar de su presencia en dicho concilio ya que su nombre no se menciona en la antigua lista de los obispos participantes.

San Nicolás habría fallecido un 6 de diciembre del año 343, víctima de las persecuciones ocurridas bajo el Imperio Romano. Por esta razón, se celebra San Nicolás el 6 de diciembre. Fue enterrado en Myra. En 1087, mercaderes italianos robaron sus huesos en Myra y los llevaron a Bari.
Las leyendas tradicionales de San Nicolás fueron recogidas y escritas por primera vez en Grecia por Metafraste en el S. X.

Según la leyenda de San Nicolás habría resucitado a tres niños pequeños que habían ido a pedir ayuda a un carnicero. Éste los acogió y aprovechó mientras dormían para cortarlos en trozos y ponerlos en el saladero.

Siete años más tarde, pasando por allí San Nicolás, pidió al carnicero que le sirviera esa salazón de hace siete años.
Aterrorizado, el carnicero emprendió la huida y San Nicolás hizo que los niños volvieran a la vida.

¿Por qué como patrón protector de la juventud casadera? (tirar caramelos y bolas de oro)

San Nicolás, probablemente al regresar de nuevo a su ciudad, regaló monedas de oro a una familia pobre a través de la ventana y gracias al santo las hijas se salvaron de la prostitución, disponiendo de una dote con la que poder casarse. La tradición de tirar caramelos (bizcochitos con especias, chucherías y monedas de chocolate) tiene su origen en esta historia, además, es la razón por la cual, a veces, se representa al Santo con tres bolas de oro. Otra referencia es la frase "buen hombre santo"que procede de "goet-hylik man" y significa "buen hombre de matrimonio", es decir, el hombre que te ofrecerá un buen matrimonio.

Un profesor puso cara a San Nicolás

A menudo, una historia se vuelve realmente popular cuando se pone cara a los personajes. De todas las ilustraciones existentes de San Nicolás, las que figuran en los libros de Jan Schenkman son las que han tenido mayor influencia en la actual fiesta de San Nicolás. Este profesor de Ámsterdam escribió en 1845 el primer libro sobre San Nicolás, en el que retomaba al santo y al bonachón así como al "père fouettard" (personaje siniestro que acompaña a San Nicolás).

Durante más de un siglo, han ido apareciendo reediciones de este libro, compuesto de ilustraciones con poemas de 12 líneas: ¡un best-seller por excelencia! Fue también Schenkman quien imaginó a San Nicolás corriendo sobre los tejados con su caballo y llegando en un barco de vapor, un medio de transporte moderno para aquella época. ¿De dónde venía este barco? De España, pretendía Schenkman. ¿Y por qué precisamente de España? Puede que porque Bari (Italia) donde se encontraba la tumba de "un" San Nicolás, perteneció a España durante cierto periodo. Pero la fantasía ha sido más importante que el verdadero relato histórico en torno a San Nicolás. Así pues, es bastante posible que todo haya sido invención de Schenkman.

2. El Père Fouettard

San Nicolás va acompañado de un personaje rudo, con la cara ennegrecida y con una vara.
En el este de Francia se le conoce con el nombre de "Père Fouettard", que reparte golpes de bastón a los niños pequeños que no se han portado bien durante el año.
No se empezó a hablar del Père Fouettard hasta el S. XVI.

¿Quién es?

Una de las leyendas cuenta que el Père Fouettard nació en Metz en 1552, durante un asedio a la ciudad de las tropas de Carlos Quinto.
Los habitantes pasearon la efigie del Emperador por las calles y después la quemaron.

Así pues, el Père Fouettard sería Carlos Quinto.

Otra explicación podría ser la siguiente:

Probablemente Pedro entró en el folclore de los Países Bajos al principio del siglo diecinueve. Antes de esa época, San Nicolás trabajaba en solitario o acompañado por el diablo. En la conciencia de los europeos había poca diferencia entre el diablo y un moro. A medida que la tradición se iba haciendo más popular que el propio Santo se diría que procedía de España, antiguo país moro, y así el sirviente pasó a convertirse en moro. Hasta muy entrado el siglo veinte, Pedro, de acuerdo con las tradiciones coloniales, era un ayudante no muy inteligente que balbuceaba. Gracias a la inmigración procedente de las antiguas colonias, los europeos empezaron a acostumbrarse a los africanos y Pedro iba convirtiéndose en un ayudante respetable de un San Nicolás, a menudo despistado. Pedro deja de ser representado como un tonto, pero esto no significa que la tradición de representar a Pedro como una persona de color no sea motivo de polémica. Mucha gente aún se siente ofendida por el supuesto carácter racista de la tradición. Para muchos Pedro es un amigo alegre de los niños que es negro como consecuencia del hollín de las chimeneas. No obstante, la chimenea no explica cómo adquirió Pedro esos estereotipos rudos del carmín rojo y el pelo rizado.

Según otra teoría Pedro, originalmente era un deshollinador italiano. En este país, los chicos italianos trabajaron durante mucho tiempo como deshollinadores, gateando por los conductos del humo para hacer su trabajo, por este motivo llevan la varilla para limpiar la chimenea y el saco para recoger todo el hollín arrancado.

3. ¿Cómo se pasó de San Nicolás a Papá Noel?

Tras la Reforma protestante acaecida en el S. XVI, se abolió la fiesta de San Nicolás en algunos países europeos.

Sin embargo, los holandeses conservaron esta antigua costumbre católica. Así, los pequeños neerlandeses continuaron recibiendo la visita de Sinterklaas (San Nicolás) la noche del 6 de diciembre.

A principios del S. XVII, los holandeses emigrados a los Estados Unidos fundaron una colonia llamada "Nieuw Amsterdam" (Nueva Ámsterdam, en neerlandés) que, en 1664, se convertiría en Nueva York. En pocas décadas, esta costumbre neerlandesa de celebrar San Nicolás se extendió por los Estados Unidos. Para los americanos, Sinter Klass se convirtió rápidamente en Santa Claus.

Este donante solícito, representado con el aspecto de un anciano con barba blanca llevando un largo abrigo con capucha o incluso, a veces, ropas episcopales, seguía siendo, no obstante, un personaje moralizador. Premiaba a los niños que se lo merecían y castigaba a los ingratos e indisciplinados.

En 1809, el escritor Washington Irving habla por primera vez de los desplazamientos aéreos de San Nicolás para el tradicional reparto de los regalos.

Más tarde, en 1821, un pastor americano, Clement Clarke Moore, escribió un cuento de Navidad para sus hijos en el que aparece un simpático personaje: Papá Noel en su trineo tirado por ocho renos.

Le hizo regordete, jovial y sonriente, sustituyó la mitra de San Nicolás por un gorro, el báculo por un pirulí de caramelo y le liberó del Père Fouettard. Al asno lo sustituyeron 8 fogosos renos.

El mérito de haber reunido en un solo y único ser las diversas personificaciones dispensadoras de regalos le corresponde a la prensa americana.

Sin duda, el acontecimiento que más contribuyó a la unificación de estos personajes fue la publicación del famoso poema de Clement Clarke Moore. Titulado "A visit from St. Nicholas", este poema se publicó por vez primera en el periódico Sentinel de Nueva York el 23 de diciembre de 1823. Retomado en los años sucesivos por muchos grandes diarios americanos, este relato se tradujo después a varios idiomas y se difundió en todo el mundo.

En 1860, Thomas Nast, ilustrador y caricaturista, empleado en el diario neoyorquino "Harper's illustrated Weekly", vistió a Santa Claus con un traje rojo, guarnecido de piel blanca y realzado con un ancho cinturón de cuero. Durante casi 30 años, Nast ilustró por medio de centenares de dibujos todos los aspectos de la leyenda de Santa Claus, conocido entre los francófonos como Papá Noel.

En 1885, Nast establecería la residencia oficial de Papá Noel en el Polo Norte por medio de un dibujo que mostraba a dos niños mirando, en un mapamundi, el rastro de su recorrido desde el Polo Norte a los Estados Unidos.

Al año siguiente, el escritor americano George P. Webster retomaba esta idea y precisaba que su fábrica de juguetes y "su residencia, durante los largos meses de verano, se oculta en el hielo y la nieve del Polo Norte".

6. La Navidad

La Navidad y sus misterios.

La Navidad es la fiesta de la alegría y de la esperanza y no sólo para los cristianos. Para todos los hombres de buena voluntad de nuestro mundo occidental, el nacimiento de Cristo marca una fecha capital para la historia: El inicio de la era cristiana, base cronológica de todos los acontecimientos que se han sucedido desde hace veinte siglos.

Ahora bien, algunos especialistas afirman que los sabios del S. IV fijaron un poco a la ligera el nacimiento del Niño-Dios en el año 753 de la fundación de Roma. Según ellos, basta esta reflexión: Hoy, sabemos con exactitud que Herodes murió en la primavera del año 750. Cuando este monarca hizo proceder a la famosa "matanza de los Inocentes", Jesús tenía ya indiscutiblemente algunos meses. Así pues, se impondría la siguiente conclusión: Jesús debe de haber nacido como muy tarde a finales del año 749 de Roma. Por lo tanto, ¿no sería lógico pensar que nuestros péndulos se retrasan la bagatela de… cuatro años?

¿Por qué el 25 de diciembre?

La celebración de la Navidad no se convirtió en fiesta oficial del calendario litúrgico hasta mediados del S. IV (¡de nuevo este siglo!). Anteriormente, la Iglesia situaba el nacimiento de Cristo el 6 de enero o bien el 18 abril. A falta de precisión, se optó finalmente por el 25 de diciembre. La víspera de ese día constituye el solsticio de invierno, fecha en que los días comienzan a ganar en duración a las noches. Ninguna otra fecha podía simbolizar mejor la llegada de un "Dios de la Luz", vencedor de las tinieblas del pecado, de un Dios que ascendía como un sol para iluminar de esperanza a la tierra entera. Por otra parte, nuestras actuales cenas de Nochebuena y Nochevieja no son más que la supervivencia de las Saturnales paganas, especie de carnavales con grandes banquetes que, del 17 al 23 de diciembre, los antiguos romanos dedicaban a su dios Saturno.

¿Noel o Natividad?

El nombre mismo de "Noel" (Navidad en francés), para designar la fiesta de la Natividad parece no haberse usado hasta cinco siglos después del acontecimiento. El Rey Clodoveo, convertido tras su victoria de Tolbiac en el año 490, fue bautizado en Reims por San Remi, junto con 3.000 guerreros, precisamente un 25 de diciembre. Ese día, la nación franca nacía a la civilización cristiana. Los soldados celebraron este memorable acontecimiento con un vigoroso grito de ¡"Noel"! que significaba "dies natalis" o "día de nacimiento".

Desde entonces, este nombre de Noel quedaría vinculado a la famosa fecha.

El belén.

Así como la reproducción del pequeño establo, con sus personajes y sus animales de madera o de escayola, parece haber tenido como creador a San Francisco de Asís, el gran amigo de los animales, la costumbre del árbol de Navidad tiene un origen menos ortodoxo y no surge hasta el S. XIV.

¿Por qué un abeto como árbol de Navidad?

Es una herencia de las fiestas paganas de la luz.

Cuando los pequeños pastores se reunieron alrededor del belén donde, según la leyenda, nació Jesucristo, no había ni un solo abeto en el horizonte. Los pinos y los abetos no son realmente típicos de la vegetación de las áridas regiones de lo que hoy llamamos Israel y Palestina. La tradición de poner en casa un árbol verde con ocasión de la Navidad, tiene pues su origen en otro lugar.

En la época de la cristianización de Europa, el nacimiento de Jesús - cuya fecha real, a día de hoy, sigue siendo un dato desconocido- se conmemoró en el mismo momento en el que en el norte de Europa se celebraba el solsticio de invierno, mientras que en el sur de Europa, se celebraba el nacimiento de Mitras, el dios del Sol. Estas fiestas de invierno servían para celebrar la victoria de la luz sobre la penumbra, el Sol Invictus, es decir, el sol invicto. En el norte de Europa, los Germanos celebraban la victoria de la vida sobre la muerte del invierno decorando sus casas con plantas de hoja perenne como el muérdago, el acebo, el enebro y la hiedra. La tradición que consiste en hacer coronas de Navidad con las ramas de estos árboles es, por lo tanto, una herencia germana.

Los primeros misioneros, como Willibrodis y Bonifacio trataron de poner fin a esta adoración de los árboles, pero nunca lo consiguieron del todo. Algunas tradiciones paganas fueron recuperadas por los cristianos, que, por ejemplo, colgaban pequeñas capillas de María en los árboles de Navidad.

Las celebraciones de los árboles durante este periodo del solsticio de invierno reaparecieron en el Renacimiento. La primera representación de un árbol de Navidad se encontró en Alemania. Se trata de una pintura sobre pergamino que data del S. XVI, donde se ve cómo el árbol es conducido a la plaza del pueblo, escoltado por un cortejo de gaiteros y de un jinete portando una tiara. No se sabe exactamente por qué se pasó de los árboles a las coníferas, pero una posible explicación sea de carácter práctico. Los robles escaseaban cada vez más, los abetos, en cambio, estaban más extendidos en Alemania, por lo que se podían talar y transportar más fácilmente.

En esa época, ya estaba de moda decorar el árbol con bolas de Navidad. Antes, las bolas eran manzanas tardías que colgaban todavía del manzano y recordaban el paraíso terrenal.

El árbol de Navidad tuvo realmente éxito en Europa en 1837, cuando Helena de Mecklemburgo, la esposa alemana del duque de Orleans, hizo poner uno en las Tullerías de París. El Príncipe Alberto de Sajonia Coburgo Gotha, casado con la reina Victoria de Inglaterra, introdujo el árbol de Navidad en las islas británicas.

7. ¿Quiénes eran los Reyes Magos?

La Biblia no menciona en ninguna parte a los "tres reyes" Gaspar, Melchor y Baltasar, sólo habla de los "Reyes Magos" sin darles ningún nombre. Este hecho, sin embargo, no impide el nacimiento de una verdadera cultura en torno a la Epifanía.

Las procesiones y representaciones del misterio en las iglesias conmemoraban los generosos dones de mirra, incienso y oro. El 6 de enero, los religiosos y religiosas, repartían pan entre los pobres.
Stefaan Top (KU Leuven), un profesor especializado en el folclore, sitúa la aparición de los cantos de la Epifanía en nuestras regiones en los siglos XV o XVI. En aquella época, la fiesta de navidad ya no podía celebrarse con cánticos y una comida festiva en la iglesia. Privados de comida y bebida gratuita, los pobres invadieron las calles por pura necesidad.

La Epifanía fue la fiesta de los mendigos durante varios siglos. Canturreando su cancioncilla de puerta en puerta, los Reyes Magos recibían, con mucho esfuerzo y trabajo, algo para comer, o mejor aún, algo de dinero. Porque, al fin y al cabo, fueron ellos los que agasajaron a Jesús con sus regalos. Los cantos de mendigos podían realizarse desde el día de Navidad hasta pasados trece días desde éste, esto es, desde el 6 de enero. Los improvisados cantantes se vestían de tal modo que nadie podía reconocerlos, como nos comenta Herman Dewit del grupo folclórico 't Kliekske, que ha realizado un importante trabajo de investigación sobre la Epifanía. Algunos llevaban incluso una máscara.

Una estrella giratoria solía formar parte de los atributos de los reyes cantores. Algunos se desplazaban con un caballo de balancín o con un oso. Un bote recubierto con vejiga de cerdo, conocido con el nombre de tambor de fricción, o un instrumento fabricado con un zueco, acompañaban los cantos. Dewit bromea: "La musicalidad no debía de ser perfecta, ni mucho menos, pero este aspecto era secundario. El conjunto hacía mucho ruido y los mendigos cantores buscaban, sobre todo, llamar la atención para sacar el máximo de dinero en un mínimo de tiempo."

Cuando finalizó el período de extrema pobreza, los cánticos de la Epifanía adquirieron un carácter filantrópico. Los pequeños grupos de adultos ya no cantaban para sí mismos, sino por una buena causa. Las misiones, por ejemplo. Una costumbre que sigue aún presente en algunas regiones, como la de La Dendre. Pero los niños retomaron la antorcha de la celebración, o más bien la estrella.

La Epifanía ya no es sólo un símbolo de cánticos mendicantes de puerta en puerta. La fiesta no está completa sin tartas o crepes. La persona que descubre la figurita escondida en el roscón se convierte en el rey y puede llevar una corona de papel. Esta tradición también es ancestral. Nuestros antepasados sacaban de un saco estatuillas de madera que representaban al rey y a su corte.

Los papeles se repartían así, dejando que el azar decidiera. Bufón de la corte, rey, músico o soldado. El rey elegía de manera soberana quién se metía en la piel de qué personaje. Era el amo, indiscutido e indiscutible. Si bebía, todo su cortejo tenía que seguir su ejemplo.

Según el panadero de Gante, Bart, el pastel de almendras que se vende el día de reyes es originario del pueblecito francés de Pithiviers. La historia quiso que el Rey, Carlos IV, al volver de una visita a su amiga Madame Marie Touchet, cayera prisionero de una banda de hugonotes en los bosques de Orléans.

Cuando los bandidos se dieron cuenta del error, trataron de ganarse la gracia real ofreciendo al soberano un plato típico local. Al rey le gustó tanto el hojaldre que concedió el título de "pastelero de la corte" al pastelero que había elaborado la receta. El relleno de carne se sustituyó más adelante por crema de almendras.

8. La Candelaria: orígenes y tradiciones.

Inscrita en el calendario de las fiestas cristianas desde el año 472, la Candelaria se celebra todos los años el 2 de febrero. Debe su nombre a las "candelas" o los cirios benditos que se llevaban en procesión en honor a la presentación de Jesús en el tempo y la purificación de la Santa Virgen. Los peregrinos que acudían a Roma con tal ocasión obligaban al Papa a organizar la distribución de obleas o tortas.

Pero antes de convertirse en una fiesta mariana (en honor a la Virgen María), la Candelaria, llamada también "fiesta de la luz", era una fiesta pagana.

En tiempos de los romanos se festejaba hacia el 15 de febrero a Lupercus, dios de la fecundidad y los rebaños.

En tiempos de los celtas, se festejaba el Imbolc el 1 de febrero. Este rito en honor de la diosa Brigid celebraba la purificación y la fertilidad tras pasar el invierno. Los campesinos portaban antorchas y recorrían los campos en procesión, rogándole a la diosa que purificase la tierra antes de la siembra.

En el siglo V, el papa Gelasio I asoció este rito pagano de la "fiesta de las candelas" a la presentación de Jesús en el templo y la purificación de la Virgen.

Desde entonces, para convertirse en la "Fiesta de la luz", se encendían velas en toda la casa y se llevaban cirios benditos al hogar para asegurar la protección y velar por las futuras cosechas. La supervivencia de un mito lejano relacionado con el ciclo solar explicaría también la preparación de los crepes (o de los buñuelos redondos, en el sur de Francia) que se cocinan en esta época.

En todas las civilizaciones del Antiguo y el Nuevo Mundo encontramos ciertos tipos de tortas o crepes, ya sean de harina de trigo, de arroz, de maíz o de cualquier otro cereal.

Es en el siglo XII cuando las cruzadas traen el sarraceno de Asia. Este cereal florido encuentra en las tierras ácidas de Bretaña un entorno favorable para su crecimiento.
Sin embargo, hubo que esperar un siglo más para que el sarraceno hecho harina se utilizase en la preparación de las tortas. A principios de siglo, aparece el trigo (harina de trigo) y se añade leche a la composición de la masa. La torta se convierte en crepe.
Las tortas de sarraceno (harina de trigo sarraceno) siguen siendo en nuestros días las más utilizadas en platos salados, mientras que los crepes se sirven como postre.