NL      FR      EN Museo     Niños     Reservaciones     Visita Online     Historia del chocolate    
DE      ES Cacao & Demás     Recetas     Proyecto     Video
 
Pàgina de inicio
Horas de apertura
    Precios
Cómo encontrarnos ?
Prensa & Medios
Connexiones
Contacto





Noticias

Paises



  Choco-Story on Facebook

Choco-Story
 
Historia Glifo Chocolateros Codices Sacrificios Esqueletos
Origen-1 Moneda Origen-2 Origen-3 Gesto Origen-4
  8) El haba de cacao = moneda

Los Mayas primero y después los Aztecas, utilizaron las habas de cacao como moneda.

Es de suponer por tanto, que el haba de cacao fuera por aquél entonces un producto precioso y por ende escaso. Los objetos naturales utilizados como forma de pago eran tradicional y lógicamente objetos poco comunes en la época en que se utilizaban como tal; es el caso de algunas conchas, el oro o pequeñas hachas de cobre (denominadas tajaderas), etc.

Hacia 1530 Gonzalo Fernández de Oviedo indica que para comprar un conejo había que pagar 10 habas, por un huevo de pavo, 2 habas, etc.

En el fresco pintado por Diego Rivera que representa la historia de México y que se encuentra en el Palacio Nacional de Ciudad de México, puede verse a un pochteca (un comerciante azteca) que vende un perro y recibe el pago en habas de cacao (ver fotografía).

En la página web del Banco Central de México aparece la siguiente información sobre el valor de las habas:

1535 : 1 real = 200 habas
1555 : 1 real = 140 habas
1575 : 1 real = 100 habas
fin. S. XVI: 1 real = 80 a 100 habas
1720 : 1 real = ± 15 habas

Esta última información procede del Museo de San Cristóbal de las Casas.

Así pues, con el paso del tiempo el real ha ido devaluándose, mientras que por el contrario el haba de cacao ha aumentado su valor.

Monedas falsas

Durante un reciente viaje a México pude saber que en realidad las habas no se usaban tal cual como moneda.
Las habas estaban recubiertas de una fina capa de tierra que las protegía; algo bastante lógico, ya que un haba sin ninguna protección, se estropearía.

Esperamos que un día podamos ver dicha moneda.

Ya entonces existían las monedas falsas ¡sí, ya en aquellos tiempos!.
La capa de terracota se rompía, sacando de su interior su precioso contenido, el haba, y sustituyéndolo por una mezcla de tierra; después volvía reasemblar las partes, devolviéndole el aspecto original.