NL      FR      EN Museo     Niños     Reservaciones     Visita Online     Historia del chocolate    
DE      ES Cacao & Demás     Recetas     Proyecto     Video
 
Pàgina de inicio
Horas de apertura
    Precios
Cómo encontrarnos ?
Prensa & Medios
Connexiones
Contacto





Noticias

Paises



  Choco-Story on Facebook

Choco-Story
 
Historia Glifo Chocolateros Codices Sacrificios Esqueletos
Origen-1 Moneda Origen-2 Origen-3 Gesto Origen-4
  4) El papel de los Códices

Hay que remontarse a las grandes civilizaciones de la América precolombina, la de los Mayas y los Aztecas, para comprender la riqueza histórica de los papeles fabricados a mano en México.

A partir de la corteza del ficus, una higuera salvaje inmensa que crece en Yucatán, los Mayas producían magníficos papeles en el siglo X. Confeccionaban la pasta de papel utilizando la albura blanca y tierna situada entre la corteza oscura y el corazón leñoso. Su técnica consistía en extender la corteza de la higuera y golpearla con un mazo de madera para obtener el Huun, sobre el que redactaban espléndidos almanaques. Estos documentos fascinantes solían ser alegorías de la vida y de la muerte.

Por su parte, los Aztecas aportaron algunas mejoras a esta receta y pusieron a punto el famoso papel Amatl, también llamado Amate. Los Aztecas arrancaban ramas de agave, enorme y carnosa planta de la que extraían las fibras textiles, las sumergían en el río para hacerlas más maleables y retiraban la corteza. Después batían la materia con una piedra, la aplanaban y la alisaban para formar la hoja de papel Amate.







El papel de amate (del nahuatl amatl, papel), fabricado en grandes cantidades por los Aztecas y sus tributarios los zapotecas y los mixtecas hasta la época de la Conquista (1519-1546), fue rápidamente sustituido por los papeles de origen europeo. Ahora bien, los Otomis instalados en San Pablito, en el estado de Puebla, en el centro de México, han seguido fabricándolo hasta hoy según las recetas ancestrales. La fibra de la pulpa de la corteza de distintas variedades de higueras (familia de las moráceas) se ablanda a fuego lento durante varias horas, en agua con cenizas.

Después se dispone en bandas cruzadas sobre unas planchas de madera para batearla a mano después con unas paletas de piedra. Cuando las fibras quedan fusionadas en una capa homogénea, se colocan las planchas al sol para que la hoja de papel se seque. Después habrá que prepararla para poder escribir encima. Entre los pocos documentos datados del siglo XVI sobre papel amate que se han conservado hasta nuestros días están los libros doblados en acordeón o cosidos en códices, pero sobre todo los "mappas". Se trata de varias hojas de papel de unos veinte centímetros por cuarenta, ensambladas por pegado, que relatan los hechos que se produjeron en la región de Tlapa antes y después de la conquista española.



 

El ruido de los artesanos bateando la pulpa de papel se escucha por encima de las colinas y se oyen los ecos en la ciudad de San Pablito, en la Sierra Norte en Puebla.
El color y el grano del papel dependen de la corteza que se utilice para fabricarlo. El color café típico procede del Jonote (de la familia de las higueras), el blanco del Xalama Limón, y el beige plateado del Mora (familia de la morera), por citar sólo algunas variedades. Gracias a sus muchos años de experiencia, los artesanos Otomí realizan diferentes formatos y espesores de papel, desde el póster hasta el papel crespón.

La tradición del papel Amate se ha conservado gracias al importante papel que juega en las ceremonias religiosas Otomí. Los muñequitos recortados representan a distintos espíritus, buenos y malos, y se utilizan en las ceremonias de ofrendas, por ejemplo para implorar una buena cosecha de maíz, así como para curar a los enfermos. En la imagen superior, al personaje de la derecha se le llama el Señor del Monte. Cada familia debe saber cómo hacer el papel que tiene que dar al chamán para que pueda recortar los muñequitos destinados a cada ceremonia.

Los artistas de San Pablito realizan obras complejas a partir de estos personajes, en general se trata de representaciones del sol. Se fabrican en una hoja de papel fina y oscura que después se machaca en una hoja blanca de papel Amate todavía húmeda. El artista no dibuja el motivo sobre el papel sino que realiza el corte directamente en función de su visión creativa y de sus recuerdos. Este arte se conoce con el nombre de " Amate Picado". Aquí debajo pueden ver un motivo sencillo que ilustra el espíritu de una piña.